Así funciona la naturaleza

Antes de la era antibiótica (comienzos del siglo  XX) el Cobre (Cu) estuvo presente en el tratamiento de patologías infecciosas como el impétigo, tuberculosis y sífilis.

La rapidez con el que las bacterias mueren al contacto con este elemento es por el carácter multi-selectivo de los efectos del Cobre (Cu).

Después de la perforación de la membrana, el Cobre (Cu) puede  hacer que la célula pare el transporte o la digestión de nutrientes, tampoco le permite la reparación de los daños en la membrana, ni la respiración o  su multiplicación. Lo que lleva a la destrucción del patógeno sin posibilidad de ofrecer resistencia.

Así es, la naturaleza ha pensado en todo y nos adelanta por mucho, has de saber que el  Cobre (Cu)  es esencial para el metabolismo de las células animales y vegetales.

Sus propiedades para la prevención de infecciones eran bien conocidas ya desde la antigüedad

Redescubrir sus propiedades ha marcado un antes y un después para la batalla contra virus y bacterias, sobre todo de las que ofrecen resistencia.

El Cobre (Cu) es un elemento eficaz, natural e inocuo en su acción según las investigaciones realizadas hasta ahora, eso permite que podamos utilizarlo en prendas como las que confeccionamos en textilCu.

“Aunque entre otros beneficios se le atribuye también su eficacia en fomentar la producción de colágeno y elastina lo que además de evitar infecciones ayuda a la cicatrización de las heridas.”

Todos sabemos que un tejido o tela, como nombre más común, se obtiene cuando se entrecruzan un hilo con otro hasta ir creando series de nudos firmemente unidos. Los principales materiales utilizados en la industria son: lana, seda, lino, algodón, cáñamo, biso, hilo de plata dorada, hilo de oro.

Hoy en día este proceso puede ser intervenido para obtener tejidos a los que se les conoce como “técnicos”. Existe más de una manera de lograr resultados técnicos en un tejido, una de ellas es la que se aplica en los nuestros. El proceso de tejido, en nuestro caso, es intervenido para realizar incrustaciones del  Cobre (Cu) en los hilos que formarán los paños finales que más tarde utilizaremos en nuestras prendas.

Como ves la ciencia de la naturaleza combate y gana de manera inocua a bacterias, virus, ácaros y hongos. Funciona al contacto, esto quiere decir que el tejido debe tocar la superficie sobre la que debe actuar.

Sabemos por experiencia directa que no es fácil creer en una tela con la capacidad de evitar o eliminar infecciones, ayudar a curar heridas incluso controlar la respuesta del sistema inmunológico del organismo frente a agentes externos y que dejan huella en la piel cuando la alergia es ambiental, parece ciencia ficción, las personas nos llaman, escriben y preguntan para saber si realmente es verdad, siempre respondemos lo mismo “sí, funciona” pero las palabras cuentan mucho y lo dejan todo a la imaginación por lo que aquí te dejo algunas de las imágenes que nos han enviado personas que sorprendidas por la respuesta eficaz de la prenda quisieron compartirlo con nosotros.

Hemos recibido

Sus fotografías

Cada una de estas imágenes van a acompañadas de mensajes como, “hemos dormido toda la noche, porque no se ha rascado nada”, “la alergia de su cuello ha ido mejorando y cada vez se rasca menos“, “su piel ya no huele y no parece tan sensible o inflamada”, “ahora descansa, por fin, se tumba en su camita y no hace por rascarse“, “mis perros sufren mucho de su piel porque al no tener pelo están más expuestos y es increíble ver como ya no sufren con esos pruritos, están muchos más controlados”.

Y así muchos más.  Algunas de estas historias recibidas nos impactaron mucho por su contenido. Te las cuento.

En ocasiones es difícil entender las historias que desvelan la cara más oscura de nuestra sociedad. No eres consciente del espectro que abarca la carencia de leyes que protejan a los animales sin interpretaciones y de manera contundente.

Conocimos a un Bull Terrier que vivió siete años en una perrera, ahí le dejaron después de utilizarle de sparring, es decir, entrenaban a perros de pelea con él.  Estando en la perrera un día el destino cambió a su favor y logró vivir con una familia que le adoptó y le entregó todo el amor que se merecía. Las marcas en su piel eran tan evidentes que podías leer su historia en ellas, el  olor a humedad de su cuerpo, sus dientes podridos, daban cuenta de los años de abandono que sufrió.

En su nueva vida su nombre es Flash.

Flash comenzó con una camiseta pero pronto adquirió todo el kit, manta, mono y braga para su cuello. Al poco tiempo su piel empezaba a mostrar mejoría de manera  tan evidente que las personas que le conocían por primera vez no notaban las cicatrices en su cara o en sus patas. Nos dimos cuenta de que todo el pelo alrededor de sus cicatrices creció y fue tapando la huella de ese pasado horroroso. El olor de su piel cambió y el olor a humedad y abandono se fue. Su vida había cambiado y estamos muy orgullosos de haber sido participes de ese cambio. Por si te preguntas por su conducta, te sorprenderá saber que mostró nobleza y agradecimiento, desde el principio supo aferrarse a esa oportunidad de tener una familia que lo amara, incluída una Bull Terrier que lo aceptó y cuidó desde que lo conoció. Los animales no dejan de sorprendernos, espero que nunca dejen de hacerlo.

 

Sauron es un perro alegre, divertido con un dueño que lo mima siempre que puede, tiene una mirada penetrante, fue lo primero que nos llamó la atención de esta foto. No puedes evitar fijarte en sus ojos y la posición de su cabeza medio inclinada.

No había presentado síntomas de alergia de pequeño, su dueño nos comentó que siempre fue un perro  sano pero que durante el último tiempo no paraba de rascarse la zona del cuello y eso provocó lo de siempre en estos casos, heridas localizadas que se fueron extendiendo por el rasquido constante de día y de noche. 

Sauron fue llevado al veterinario y se le practicaron los análisis de rigor según el diagnóstico de su veterinario.

Al parecer no presentaba alergias alimentarias o ambientales de ningún tipo pero él seguía con los síntomas que iban y venían. 

Todas las personas que tengan o hayan tenido un animal con problemas de alergia saben que la medicación es la misma en la mayoría de los casos.

Su dueño preocupado porque nada parecía funcionar del todo decidió buscar una alternativa no invasiva y que  pudiese complementar con el tratamiento de su veterinario.

Así es como nos conoce y elige la braga para su cuello, al cabo de unos días nos envío su foto y nos contaba que ya no se había vuelto a rascar y que sus heridas comenzaban a cicatrizar.

Bien por ti Sauron.

Anuka es una Golden Retriever alegre, cariñosa y muy inteligente que tiene una enfermedad denominada Cushing eso le impide tomar cualquier tipo de medicación como por ejemplo cortisol, quiere decir que cuando necesita tomarlo tiene que ser de manera imprescindible de lo contrario evitan el darle ese u otro tipo de medicamentos.

La enfermedad de Cushing es provocada por un tumor o crecimiento excesivo (hiperplasia) de la hipófisis. Esta glándula está localizada justo debajo de la base del cerebro. Un tipo de tumor de la hipófisis llamado adenoma es la causa más común. Un adenoma es un tumor benigno (no es canceroso).

Su dueña nos contactó para decirnos que llevaba un tiempo con un problema de Ictiosis en una de sus tetillas. Nada parecía funcionar y lo peor es que iba a más y olía muy mal. Ella quería saber si nuestros productos podrían ayudarla. La ictiosis es un trastorno seborreico poco frecuente, que cursa con una severa descamación de la piel y de las almohadillas plantares.  

El tratamiento recomendado para esto casos son ungüentos y cremas exfoliantes. Los ungüentos y las cremas con receta médica que contienen alfahidroxiácidos, como el ácido láctico y el ácido glicólico, ayudan a controlar la descamación y aumentan la humedad de la piel, también se recomiendan los baños con champú especial, el alimento enriquecido con omegas 3 y 6, aceite puro de salmón, insistiendo sobre todo en  la hidratación, deberemos hacerla tanto desde dentro como por fuera.

Anuka probó todo eso pero no funcionó, la ictiosis persistía sin remitir lo más mínimo. 

Propusimos un diseño y confeccionamos para ella una prenda especial que no le agobiara y que no le permitiera un libre acceso a la zona. Después de una semana su herida en la tetilla comenzaba a cicatrizar, se veía más limpia y menos irritada. luego de diez días estaba totalmente cicatrizada.

Desde entonces nos envía una fotos súper monas de ella y sus hermanos perrunos disfrazados por fiestas.